Lima y la cultura no se separan por nada

0
119

El Perú invierte $0.75 por persona en el sector cultural, posicionándose así como uno de los países de la región que destina la menor cantidad de dinero en este ámbito. A pesar de que esta situación no ha tenido muchas variaciones desde antes de la creación del Ministerio de Cultural en el 2010, en las últimas décadas han surgido grupos culturales que intentan contrarrestar esta realidad con la que nos enfrentamos día a día. El Centro Cultural Waytay, Plano Masivo, Efraín y Enrique Editores Cartoneros y La Cantuta Alegre son algunas de las agrupaciones que se han destacado en este medio.

Waytay es un centro cultural fundado en 1991 por Javier Maravi ubicado en El Agustino. La iniciativa emerge por la necesidad de participar activamente en la solución de los diversos problemas que afrontaba este distrito de Lima, tales como la contaminación ambiental, la drogadicción, la delincuencia, entre otros. Por más de tres décadas, han conseguido despertar la creatividad de los jóvenes de este sector, logrando canalizar sus energías en el arte y la cultura expresados a través del teatro, la música, la danza y la pintura. Maravi, actual director del grupo, asegura que en este tiempo ha podido observar los resultados de su arduo trabajo: la delincuencia en la zona ha disminuido y los asistentes a los talleres se han convertido en jóvenes emprendedores con miras hacia un mejor futuro.

Plano Masivo es una asociación y productora audiovisual que se dedica a la difusión de contenido cultural valiéndose de las herramientas audiovisuales. Este grupo realiza documentales y talleres con el fin de impulsar el desarrollo y contribuir con la transformación social que necesita nuestro país para prosperar. Su primer trabajo es un documental sobre la cultura nikkei realizado en Japón durante un viaje personal del cofundador, Joseph Neyra. Día de Pesca es otro de sus documentales, éste habla sobre la importancia y el amor por la pesca en el puerto más importante del Perú, el Callao.

Con el fin de transmitir cultura en todos los ámbitos y a toda la ciudadanía, una de sus últimas labores ha consistido en emitir versiones autodescritas de películas reconocidas, todo esto con el apoyo de la Unión Nacional de Ciegos del Perú (UNCP). De esta manera, las personas invidentes han podido disfrutar de algunas horas de horas de buen cine.

Efraín y Enrique Editores Cartoneros, como su sitio web lo dice, es un proyecto creado por los estudiantes de las promociones 2013 y 2014 del Colegio Trilce Miraflores y nació de la curiosidad por saber qué eran los libros cartoneros. El proyecto brinda talleres en los que se enseña a producir portadas de diferentes libros de manera artesanal, volviendo a los escritos únicos y más originales. El nombre del proyecto surgió del famoso cuento “Los Gallinazos sin Plumas” de Julio Ramón Ribeyro. Efraín y Enrique son los protagonistas del relato, y al dedicarse al reciclaje, los creadores del programa sintieron empatía con ellos porque las ediciones cartoneras se realizan, como su mismo nombre lo señala, con cartón reciclado.

Los talleres han logrado despertar cariño, interés y respeto por los libros en sus asistentes. Esta es una manera creativa de incentivar a los niños y a los adolescentes a leer debido a que para realizar el bosquejo de una portada, primero se debe conocer el contenido del libro. Cabe señalar que Eloisa Cartonera fue la primera editorial que realizó este proyecto en Buenos Aires, Argentina, en el 2003 y un año después, en el 2004, apareció la primera editorial cartonera del Perú y fue llamada Sarita Cartonera.

La Cantuta Alegre es un colectivo cultural que mediante la música, el teatro, la danza y otras expresiones artísticas busca promover la cultura. El grupo está conformado por estudiantes de la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle de distintas especialidades, y al igual que los colectivos antes mencionados, esperan contribuir con el cambio social que pide a gritos nuestro país.

El arte y la cultura son vías de desarrollo, son alternativas para los jóvenes, son fragmentos esenciales en la vida de cualquier persona. Y aunque nuestra idiosincrasia muchas veces nos juega en contra y nos empuja a ignorar o evitar estos temas porque los consideramos irrelevantes, lo cierto es que son fundamentales para nuestra formación como ciudadanos.

Es esperanzador saber que existen grupos que se dedican a hacerle frente a esta situación, así que está en nuestras manos darlos a conocer para que la ciudadanía sepa que existen diferentes formas de mantener el cuerpo y el alma ejercitados.

Deja un comentario