LA NAVIDAD ES AMOR, PAZ Y REFLEXIÓN

0
196

Como cada año a días de llegar la navidad, se ha vuelto algo normal observar el consumismo desenfrenado por comprar y regalar algo en esta fecha especial como símbolo de bondad. Esta aptitud de la gente hace que venga a mi mente un recuerdo cuando a pocos días de terminar el ciclo universitario una de mis compañeras me preguntó que le regalaría a mi hija por esta navidad, y sinceramente, no tuve una respuesta inmediata. Pero me quedé pensando en que en estos tiempos la navidad se ha confundido con el hábito de obsequiar y esperar recibir algo material.

Es así que la navidad es un tiempo más comercial donde las industrias se apoderan de los medios de comunicación para promocionar y vender sus productos con el supuesto fin de compartir, utilizando la excusa de comercializar y regalar. En tales condiciones se pierde el verdadero valor y significado de la navidad. Debemos entender que una de las mayores fiestas del mundo cristiano no se vincula en absoluto a ningún componente material.

La navidad también es una de las épocas más dulces, donde se ve la alegría de los niños, los sentimientos afloran y el lado más humano sobresale en las personas. Las familias se reúnen para adorar al niño Jesús, corear canciones, hablar de tradiciones milenarias y reconciliarse.

En estos tiempos la gran mayoría de las familias arma su nacimiento, decora su casa con luces, adorna el árbol de navidad, pero lamentablemente no muchos en la cena de media noche recuerdan o mencionan que la navidad es celebrar el nacimiento de Jesús.

Aunque inconscientemente se conozca el significado, se suele celebrar la navidad restando importancia a la dimensión espiritual y el mensaje de paz que irradia a los seres humanos. En realidad cada 25 de diciembre es la fecha más propicia para ablandar nuestros corazones, perdonar y agradecer a Dios por todo lo que tenemos.

Deja un comentario